Inventario de contrato de alquiler

Dicese de aquella relación de bienes que se realiza en un contrato de alquiler en el que se detallan todos y cada uno de los bienes de valor relevante del inmueble.

El inventario no es obligatorio, pero si conveniente.

En definitiva si existe inventario se podrá cotejar en el momento de la entrega de la posesión si efectivamente están todos los muebles y electrodomésticos que se encontraban en el inmueble en el momento del arrendamiento.

Evidentemente el inventario le conveniente e interesa básicamente al propietario.

Hay propietarios que se esfuerzan por detallar todos y cada uno de los elementos del inmueble como si les fuera la vida en ello: Lámparas, cubertería, alfombras, cuadros, escoba, fregona... etc.

No debemos de olvidar que la esencia de un arrendamiento es la cesión de un inmueble en las mejores condiciones de habitabilidad.

Si un propietario tiene miedo a que le rompan o sustraigan algún elemento de la vajilla, tal vez lo mejor sea entregar el inmueble sin ese elemento.

Además, lo mejor en el caso de realizar inventario es valorar de una manera razonable los bienes de manera que si en el momento de la entrega de la posesión no están o están dañados poder reclamar su valor.

Ejemplo modelo de inventario de contrato de arrendamiento:

Inventario de muebles y electrodomésticos
  • Lavadora: 200 euros.
  • Frigorífico: 300 euros.
  • Horno microondas: 60 euros.
  • Televisión: 300 euros.
  • Vitrocerámica: 350 euros.
  • Aire acondicionado: 500 euros.
  • Campana extractora: 140 euros.
  • Caldera: 1.000 euros.
  • Armario: 200 euros:
  • Dos mesillas: 100 euros.
  • Mueble Aparador: 120 euros.
  • Cama: 200 euros.
  • Mesa de salón: 100 euros.
  • 6 sillas de salón: 150 euros.
  • Mampara de baño: 180 euros.

Si evidentemente los inquilinos han estado 10 años en el piso y la lavadora está rota, es normal fruto del desgaste y transcurso de la vida útil del electrodoméstico.

Es conveniente realizar también un reportaje fotográfico, pero reiteramos que tampoco es cuestión de volverse locos. Hay que ser razonables. Precisamente en la práctica cuando mas sencillo y razonable es todo más simple será la relación entre inquilino y propietario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *