EL INQUILINO HA DEJADO EN MI PISO A SU PAREJA Y SE HA IDO, ¿QUE HAGO?

EL INQUILINO HA DEJADO EN MI PISO A SU PAREJA Y SE HA IDO, ¿QUE HAGO?.

 

Es muy frecuente que una ruptura sentimental produce la cesación de la convivencia en la vivienda de uso común, que en muchos casos está concertada en régimen de alquiler, y supone que el cónyuge o miembro de la pareja que se queda en el uso de la misma, no es la persona que figura en el contrato de alquiler. Pues bien, con independencia de quien se encuentre en el uso y disfrute real de la vivienda, la persona obligada es aquella que formo el contrato, y que deberá de hacerse responsable de los problemas que puedan dimanarse de la relación contractual, de manera que no hay que preocuparse pensando que tenemos un ocupa en casa, pues de hecho, en muchos casos, la persona que se queda en la vivienda es la que menos nos agrada o menos solvencia aparenta tener.

 

Por ello, ¿qué hago?, la contestación es, nada, seguir con la relación contractual con normalidad, a sabiendas de que el hecho de que en un momento determinado la persona que use la vivienda sea una, no quiere decir que siga siendo la misma, pues de hecho ya se ha producido un cambio de uso provocado por los cambios sentimentales del inquilno, y no quiera decir que no pueda volver a cambiar, pues de hecho, la persona que debe de preocuparse es el inquilino a sabiendas de que se hace responsable del pago de las cantidades pactadas así como de los posibles desperfectos en la vivienda, daños a terceros, y posibles sustracciones de enseres en el inmueble, de modo que, si el propietario lo considera adecuado, puede resolver el contrato anterior, y volver a celebrar otro nuevo con la persona que pasará a residir en el inmueble (si es de su confianza), y de no ser así, ser consciente de que el procedimiento de desachucio express podrá tramitarlo de modo ordinario, sin que el hecho de que el inquilino haya dejado su piso y se mantenga allí la que fue su pareja sentimental (novia o novio, marido o mujer) o incluso hijos, amigos o familiares, suponga un obstáculo para hacer valer en el Juzgado todos sus derechos.

 

QUE HAGO