Convivir con un ocupante ilegal

Recientemente hemos recibido una consulta que nos ha llamado tanto la atención que vamos a comentarlo de manera anónima para de alguna manera hacernos reflexionar sobre los límites que no se deben sobrepasar.

Ocupación ilegal en mi mismo domicilio, ¿qué hago?
Convivir con Ocupa
  • Es cierto que está muy mal el alquiler.
  • Es cierto que hay personas que personas que pasan por malos momentos.
  • Pero hay cosas que nunca se deben de hacer.

En este caso nos encontramos ante una propietaria que por medio de un contacto le presentaron a una persona "necesitada" que no tenia donde quedarse un par de días por haberse divorciado.

La cuestión es que por la bondad de esta persona abrió la puerta y entregó la llave de su inmueble a un verdadero desconocido.

Esta persona según nos relata inicialmente era encantadora y "con cara de bueno" pero al poco tiempo se torno una persona maleducada e incluso coaccionante que no tenia ninguna necesidad pues en otras cuestiones gastaba todo el dinero que ahorraba en vivienda.

¿Qué puedo hacer?.

En estos casos antes de tomar una decisión lo mejor es consultar con un abogado para que sepa dar el consejo más acertado conforme las circunstancias del caso.

Lo ideal si ha pasado poco tiempo es cambiar la cerradura de manera que no pueda acceder al mismo.

Estos casos se deben de cortar de raíz lo antes posible en la vida real.

Si por el contrario se ha instalado de manera permanente o por un tiempo prolongado en la vivienda la cosa se complica.

En el caso de que exista cualquier tipo de actitud amenzante o limitativa de derechos se debe de denunciar con la máxima contundencia.

En la denuncia será muy importante poder demostrar en la medida de lo posible lo ocurrido, por lo que se recomienda tener testigos o grabar lo que ocurre.

Muchas personas nos preguntan si las grabaciones son legales.

Pues bien, en nuestra propia casa por supuesto que sí y más para acreditar y dejar constancia de un ilícito penal.

Hay solución para cada caso pero siempre debe de imperar la máxima prudencia para no correr riesgo de agresiones físicas o daños materiales innecesarios fruto de enfrentamientos.

La ocupación ilegal constituye un delito muy grave pero si no se ataja a tiempo se debe de acudir a instancia judicial y la situación se ralentiza en exceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *