Saltar al contenido

CONTRATOS VERBALES, DE PALABRA, CONTRATOS NO FIRMADOS

CONTRATOS VERBALES, DE PALABRA, CONTRATOS NO FIRMADOS:

 

En el despacho en muchas ocasiones tenemos la problemática de alquileres en los que no se ha llegado a plasmar en el contrato las condiciones pactadas, de tal modo que a posteriori puede dar múltiples problemas y conflictos, partiendo de que la propia relación arrendaticia no se puede acreditar, más allá de la prueba de los actos propios, y que los pactos a los que han llegado no constan, pudiendo surgir numerosos conflictos derivados de la interpretación en uno u otro sentido, o directamente por no haber ni tan siquiera haber hablado con anterioridad dicho extremo.

 

Dicha situación ocurre mucho en los casos de inquilinos con referencias (de confianza), o casos en los que se dan las llaves antes de la realización del contrato, y se va alargando en el tiempo hasta finalmente no llegar a hacerlo, caso en el que será esencial de cara a un jucio poder acreditar cuando se realizó la entrada en la vivienda, o lo que es lo mismo, la entrega de la posesión, y la renta pactada, así como el reparto de las obligaciones contractuales (gastos corrientes, de comunidad, ibi, tasa de basura... etc). Por ello en casos en los que existen contratos verbales, de palabra, o contratos que a pesar de haberse realizado, no han sido firmados (no tienen ningún valor) pueden consultarnos con toda confianza para que procedamos al estudio de su caso para ofrecerle las mejores alternativas posibles a los efectos de resolver cualquier conflicto.